viernes, 11 de julio de 2008

PAGANISMO O NEOPAGANISMO: LA RELIGION ANTIGUA

EXTRAIDO DE LA ASOCIACION WICCA ECLEPTICA

Muy a menudo, las personas que viven bajo las creencias y costumbres paganas, se encuentran con el término: “Neopaganismo” .

Incluso, algunas personas que recorren sendas paganas, defienden a capa y espada el hecho de llamar a Religiones, como la Wicca, Neopagana. Esta confusión, entre el uso del término Neopagano, y Pagano, lleva a otras personas, cuyos pasos apenas remontan el inicio de la Senda, a entrar en estados de verdadero desconcierto.

Debido a que recorro la Antigua Senda (Vieja Religión), denominada Religión Wicca, el propósito de esta aclaración se encaminará a dilucidar cuál es el término más adecuado para posicionar a la Antigua Religión. Sin embargo, debo destacar de forma enfática, que, sin importar el apellido que se le quiera dar a la Antigua Religión, la importancia de ésta NO radica, ni radicará NUNCA en el término al cuál quieran adscribirle, sino, en las enseñanzas, en la forma de ver la vida, en el hecho de vivir dentro de una senda, que enseña a amar, a sentir, a vivir, a ser libre, y sobre todo, a amar a Los Dioses y a las demás personas “sin hacer daño a nadie, ni a mi misma”.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, y otros en los he investigado, el “PAGANISMO” se refiere a la “religión de los gentiles o Paganos” y los paganos “son personas politeístas (no bautizadas en la creencia cristiana)”. El prefijo NEO se refiere a “algo reciente o nuevo”. El término NEOPAGANO ni siquiera existe, según el diccionario de la Real Academia.

¿Es la Antigua Religión nueva o cae dentro del término Neopagano?. Veamos. Según Scott Cunningham en el prefacio de su libro “Wicca una Guía para la Práctica Individual” la Wicca que él describe y escribe es “nueva” desde su propia perspectiva. Dado que él es el pionero de la práctica en solitario, investigó y se involucró con los secretos de la Antigua Religión, o como él suele llamarla también “Hechicería”. Entonces, retomando las propias palabras descritas por Cunningham, la práctica de ritos Wicca que él describe es nueva, desde su propio punto de vista, no obstante, tomada de prácticas milenarias, ancestrales, y modificadas para ser retomadas y reinsertadas en nuestros tiempos. Por tanto, no constituye una práctica o una Religión “nueva”, sino una reformulación de ritos y ceremonias, pero NO de Espiritualidad, Magia y Conocimientos.
Y según Félix el Mago, en el exordio (introducción o preámbulo de una obra o discurso) del libro “El Arte Completo de la Brujería” de Sybil Leek, la “Wicca (vocablo anglosajón de origen Céltico) se practica mucho antes de que naciera el Cristianismo” . En esa misma obra, muy interesante por cierto, Leek hace referencia al hecho de la confusión de ideas sobre la brujería, la Antigua Religión, la hechicería y hasta cultos innombrables, combinaciones de ritos paganos y cristiano-romanos, surgida ante la derogación de la Ley Antibrujería, alrededor del año 1951 en Inglaterra, lo cual dio a pie a que salieran a la superficie distintas versiones de la misma religión. (En Costa Rica existe aún una ley en la que se penaliza a la o las personas que sean sorprendidas practicando la “brujería”).

Una de esas “nuevas” versiones fue la que “aportó” Gerald Gardner quien para ese tiempo era el director de una escuela de brujería en la que se practicaba el nudismo (tal vez asociado al hecho de que Gardner también poseía un club nudista). Gardner tomó los preceptos de la Antigua Religión y los reformuló a su antojo, incluyendo el nudismo en los rituales (cosa que cada uno respeta pero no todos compartimos) . Por lo tanto, sucede lo mismo que con Cunningham: toman ritos y ceremonias de la Antigua Senda y los readecuan a sus propias interpretaciones. Tampoco se encuentra en este caso evidencia de que la Wicca o Antigua Religión sea “nueva”, sino “reorganizada” .

Donde empieza a presentarse un poco más de problemas a la hora de practicar y definir los preceptos de la Wicca, es en el momento en que ésta sale del antiguo mundo, para mezclarse con el nuevo mundo, o sea América. Según Leek, existen tantas versiones y sectas de ella en Norte América que no se podrían enumerar fácilmente. La gran mayoría influenciadas por Gardner y sus “ideas”; una pequeña parte que aún conservamos los preceptos Célticos, y algunas otras “son burdas imitaciones del vudú o del satanismo”. Igual comentario merecen “brujos” como Aleister Crowley, (obseso del satanismo y la perversión, lo que no le impidió estar dotado de cualidades como sus conocimientos en magia, astrología y el hipnotizar a sus oyentes con el tono de su voz) quien dentro de sus elaboradas, fantasiosas y pintorescas ceremonias, incluía elementos de muchas otras creencias para lograr el efecto de “cautivar” a sus fieles. Crowley nunca fue considerado Wiccano ni por sus contemporáneos ni por sus sucesores.

Y agrega Sybil Leek en su obra que “esta religión que nosotros llamamos vieja – o Wicca, el arte de la brujería - data de tiempos ancestrales, anteriores al cristianismo… de carácter primitivo”. En ningún lugar de sus escritos menciona a la Wicca como Neopagana, defendiéndola al contrario, de las actuales corrientes de pensamientos originados por la mezcla de ideas que algunas personas iniciaron a mediados del siglo pasado y que lamentablemente, otras personas insisten en mantener en nuestros días.

Raymond Buckland en su libro “Wicca Prácticas y Principios de la Brujería” también hace referencia a la antigüedad de la Wicca como religión Pagana. No es sino hasta que se refiere a las tradiciones y Grupos en la brujería, que emplea el término neopagano, cuando explica el carácter del “Círculo Wicca” fundado en 1974 “como un servicio de contacto e intercambio internacional entre Wiccanos, Neopaganos, Panteístas, Chamanes, Druídas, Eco-feministas, Nativos Americanos, Magos ceremoniales, místicos y otros con intereses relacionados” . No cataloga en su obra a la Wicca o Antigua Religión como Neopagana.

Estos corresponden solamente a algunos ejemplos tomados de la literatura de personas de nombre reconocido, las cuales han recorrido la Senda Wicca. Igual puedo nombrar a personas tanto de nombre reconocido como desconocido, que, NO etiquetan en ninguna de sus obras ni en su vida, a la Wicca como movimiento Neopagano.

Las discrepancias respecto de forma de practicar los ritos, sobre la manera de vestir o no vestir, y sobre organización, están originadas en la interpretació n que cada uno haya dado a los conceptos que investigó, y luego puso en práctica.

En resumen, la Wicca como Religión Antigua, no está incluida dentro de las corrientes Neopaganas como algunas personas quieren hacer pensar. Sin embargo, debido a la proliferación de grupos, círculos y covens Wiccanos, tanto en América como en el resto del mundo, se han ido perdiendo algunas ideas y creencias propias de la Antigua Religión, o en el peor de los casos, han sido sustituidas por ritos, ceremonias y corrientes llamadas “eclécticas” (escuelas filosóficas que procuran conciliar las doctrinas que parecen mejores, o más verosímiles, de diversos sistemas). Ante esta rama de pensamientos eclécticos, se podría pensar que la Wicca pertenezca a los nuevos movimientos. Pero, lo que realmente corresponde al Neopaganismo, no es la Antigua Religión en sí, sino, los movimientos que se deriven de esa clase de filosofía, como el movimiento Gardneriano, el Seax-Wicca, el Ecléctico, y otros tantos más recientes, que combinan formas y tradiciones antiguas, para formar su propia línea de acción.

Es decisión de cada persona el camino que desea recorrer, hasta donde llegar, y cómo tratar a los demás en esa senda. La Wicca es una senda espiritual, y la espiritualidad no está marcada por atuendos, grados de iniciación, formulación de trabajos mágicos o formas de realizar un ritual. El verdadero Pagano, es aquel que, en armonía consigo mismo, con la Naturaleza y con los Dioses, vive su propia vida, y deja que los demás vivan la suya en paz, recordando siempre que “mis derechos terminan, donde empiezan los tuyos”.

La Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica en su Primera Enmienda, conocida como la Cartas de Derechos (Bills of Rights) del 15 de diciembre de 1791 lee como sigue: "El Congreso no hará ninguna ley alguna por la cual adopte una religión como oficial del Estado o prohíba practicarla libremente, o coarte la libertad de palabra o de imprenta, o el derecho del pueblo para reunirse pacíficamente y para pedir al gobierno la reparación de agravios". Como es de esperarse en su nacimiento como nación fue victima principalmente de Inglaterra por la persecución religiosa. Pero esto no impidió el discrimen y la persecución religiosa, donde las leyes como algunos de sus funcionarios históricamente participaron de dichos discrimines. Para la década de los 80 el tribunal de Estados Unidos reconoce legalmente el Paganismo como religión, ya que mientras en términos, venere una Entidad Superior, tenga una ética moral, puede considerarse como religión. Algunas de las decisiones a favor del Paganismo fueron las siguientes:

* Corte Suprema en Georgia: Roberts v Ravenwood Church of Wicca, 1982.
* Corte de Distrito de Virginia declara en el 1985, de la Religión Wicca es claramente una religión amparándose en la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.
CORTESIA: LUIS F. LEON PIZARRO